uhr online relojes para blogs

Mi Diario

LAS ABEJAS

20 de mayo de 2018. Domingo.
LAS ABEJAS

Libando, en el jardín. Torre de la Horadada. F: FotVi

-Y, tras la boda real del príncipe Harry con Megan Markle -qué bello cuento de hadas, irreal-, ha llegado el día de las abejas. Lo ha decido la ONU, ese magno imperio de la nada y el camuflaje, donde solo fluyen palabras sin contenido ni patria, anónimas, y casi siempre perversas. La abeja es la obrera feliz que labora sin descanso por su reina y su panal, por su casa, en bien de la comunidad. No hay lucha de clases en ellas, ni oposición a su destino. Son un paradigma de ejemplaridad social. Las abejas liban la alegría del polen y el néctar en la flor y la dejan hecha miel en el fondo de sus celdas hexagonales de cera; celdas ideadas y fabricadas por ellas, excelsas arquitectas de la sencillez y la perfección. Orfebrería. Son, con las hormigas y las termitas, los únicos insectos que viven en sociedades organizadas, con reina única (encargada solo de la reproducción), una legión de zánganos, vagos y desdibujados, que viven del ocio (uno de ellos fecundará a la reina), y todo el resto, son clase media trabajadora. (Ah, los demás zánganos que no lleguen a la cámara nupcial con la reina, serán devorados por las obreras o morirán de viejos y de soledad; la teoría del descarte). ¿Y por qué dedicamos un día especial en recordar y celebrar a las abejas? Porque ellas polinizan y endulzan nuestras vidas, y porque van vestidas de sol y de noche, y si las dejas en paz, Diario, ellas te dejan en paz y no pican, solo liban y zumban, y danzan: es su lenguaje (18:51:34).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha