uhr online relojes para blogs

Mi Diario

ASOMBRADAS

27 de diciembre de 2017. Miércoles.
ASOMBRADAS

Atardecer, esta tarde, desde mi octavo piso, en Murcia. F: FotVi

-Últimamente me he dedicado a fotografiar atardeceres. Me asomo al balcón, y, desde una altura de ocho pisos, miro al poniente y allí contemplo cómo se caen los colores de la paleta de Candela y lo embadurnan todo de rojos, naranjas, azules, morados, fucsias, negros, amarillos de color limón, y belleza. Se desangra el cielo de discreta hermosura. Como con pinceladas de Velázquez o Dalí, o del Greco y Picasso. Pinceladas, en todo caso, celestes, me digo; y entonces, miro más arriba, al cielo infinito. Y siempre hay una paloma que lo cruza rauda, como un aleteo de paz, como una línea blanca de un bello dibujo en el azul inmaculado. Al atardecer, miro al cielo y luego bajo los ojos y los pongo en el suelo, donde casi todo es gris y turbio, azaroso y perturbador. Huracanes en Filipinas, que matan y destruyen; golpe de humor en Cataluña, con el advenimiento de una nueva comunidad independiente dentro de la misma Cataluña, que se llamaría con el nombre operístico y bufo de Tabarnia, resueltamente cachonda, en su acepción de divertida y bromista; revueltas en Perú, por la amnistía a un depredador de vidas humanas, Fujimuri, que ha pedido perdón, sin convencer; y llega Bruno, no el santo de Bolonia, sino el temporal “de escarchas polares y nieve”, como lo describe Raúl del Pozo, en el Mundo, y que de norte a sur azota a España, salvo al sureste, donde el sol es un rey, coronado e inclemente. Y perverso, a veces. Yo, cuando me aburro o me duele ver la tierra herida, mancillada, me refugio en la contemplación de la naturaleza, y la fotografío, la detengo, para inmortalizar el instante de placer que me proporciona observarla y hacer así que, librándome de otros horrores y calamidades, perdure feliz en mis retinas, asombradas (12:10:47).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha