uhr online relojes para blogs

Mi Diario

EL SUSTO DE LAS CADENAS

12 de diciembre de 2017. Martes.
EL SUSTO DE LAS CADENAS

Pájaro libre, en una pintura de Anna Wi. F: Anna Wi

-Al ser humano le gusta tanto prohibir como al perro lamer heridas o al gato rozarse con las piernas de su mascota, el amo sumiso del mismo. Y prohíbe, no el fuerte, sino el débil. El fuerte, en todo caso, razona y manda; el débil, usurpa y exige. Prohibir es cortar alas, malograr sueños, creer más en desiertos que en verdes praderas. Ir con el susto de las cadenas en vez de con la claridad de las manos abiertas. Prohibir es impedir, estorbar, reprimir, paralizar, y mil atrocidades más. Como la de poner máscaras, sellar bocas, imposibilitar salidas. Prohíbe el que se siente inseguro, el pequeñito con bigote (o barbilampiño) que se aúpa en los puntas de los pies para parecer más alto. O el grandullón que pretende asustar con sólo la mirada. O el débil que con un fuerte vozarrón intenta intimidar al hablar como el gallo de canto acatarrado en el gallinero. Todos los tiranos son ridículos, como un Charlot haciendo hermosas gansadas en su película de dictadores y barberos -El gran dictador-, y de lágrimas redentoras al final. Al final se salva: «la codicia -dice él, que no quiere ser emperador- ha envenenado las almas», y pide el amor y la fe universales. No prohibir, sino abrir puertas, llenar de bondad los ojos, dejar libres los pies para ir y volver y las manos extendidas para darlas a quien uno quiera. Y sobre todo, Diario, libre el corazón, para poder amar sin cortapisas ni temor alguno; que Dios es amor y no cólera, y extiende su mano al que ama (11:47:05).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha