uhr online relojes para blogs

Mi Diario

EL VIENTRE DE LA PROFECÍA

14 de mayo de 2017. Domingo.
EL VIENTRE DE LA PROFECÍA

Mirando al mundo, en Fátima. F: J. Benoliel

-Dos niños a los altares, y subidos de la mano de la iglesia, no se fueran a perder. Niños santos y, sin embargo, con cara de niños, y con un susto enorme en sus rostros. La foto lo dice: Lucía, Francisco y Jacinta, en estado puro de inocencia, y colocados por alguien, en un rito de recelos, para salir en la foto. Serios y con caras de pocos amigos -más las dos niñas que Francisco-, se dejan fotografiar y así se abren al mundo y a la historia. La pobreza -se ve tras ellos y en ellos- los describe como niños que van a pastorear y a la escuela y que los domingos, como se aprecia en la foto, se visten con traje de domingo. Ayer, en su canonización, aún iban vestidos con el mismo traje, y miraban todo con ojos de extrañeza y aturdimiento. Vieron a la Virgen y se lo dijeron al mundo, y el mundo -en parte- los oyó. Pero no los escuchó. Como les ocurría a los antiguos profetas, ellos hablaban, y el mundo seguía en lo suyo: en su egoísmo materialista y destructor de todo lo que pueda ser vida y esperanza. Ayer decía el papa Francisco: «No queremos ser una esperanza abortada». Esperanza abortada, o muerta, antes de nacer, en el vientre de la profecía, su madre. La profecía diciendo y, a un tiempo, muriendo. El poeta argentino Héctor Viel Temperley decía -como podrían haber dicho los niños de Fátima-: «Soy el lugar donde el Señor tiene la Luz que es Él». Un lugar de luz, como lo es la lámpara que alegra la noche o el sol que pone sobre la copa de los árboles y los tejados de las casas sus primeros parpadeos encendidos, su primer rescoldo caliente. Los niños, Diario, luz; y el papa, en su palabra, luz; y Dios, en sus profetas, luz. O una zarza ardiendo, que no se consume (18:50:21).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha