uhr online relojes para blogs

Mi Diario

SUEÑOS DEL ÁRBOL

11 de mayo de 2017. Jueves.
SUEÑOS DEL ÁRBOL

Miles forman alfombra, en Murcia. F: FotVi

-Día nublado y de mercado, en Murcia. Los días de mercado me gusta andar cerca del acontecimiento de la gente, de su expresividad. De sus tira y afloja en los tenderetes, donde se regatea al lenguaje, donde, por unos céntimos de euro, se expresa una bellísima cantata de ópera bufa. En la discusión por un céntimo de más o de menos, hasta los céntimos en cuestión, divertidos, abren la boca absortos. Luego sale la viejita con su carro, apoyándose en él y empujándolo, como un ejercicio de ayuda mutua, como si la voluntad de una diera vida al otro, y el otro apuntalara la voluntad de seguir de la una. O sea: una y otro se manejan y se entienden, aun sin palabras; solo con un leve empujoncito. Dejo las inmensas casuarinas -también llamado pino de París-  que dan sombra al mercado y me voy por la orilla del río, donde reinan las jacarandas, que alfombran de color azul las aceras. Vas paseando y te parece ir pisando sueños del árbol, o palabras extrañas de un lenguaje que no entiendes, pero que sabes que te habla, y que te dice: tapizo tu vejez, pasa, me pongo bajo tus pies. Camino por este empedrado de flores, y en mi deambular mañanero, recuerdo las palabras de Elena Poniatowska en su discurso de aceptación del Premio Cervantes (año 2014): «Observaba durante horas a una jacaranda florecida y me hacía notar “cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte tan callando». Tan callada, Diario, y tan callando, un adjetivo que califica y un gerundio que indica la indeterminación en el tiempo, o el no saber, cruel (19:39:43).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha