uhr online relojes para blogs

Mi Diario

ASOMBRO DULCE

10 de febrero de 2017. Viernes.
ASOMBRO DULCE

Gusto cruijiente, caído del árbol. F: FotVi

-Me pongo a escribir de mañana, y, de pronto, me alumbra el sueño en los ojos, me da con los nudillos en los párpados e intenta eclipsarlos: la placidez entonces se instala en todo mi cuerpo. Una especie de nirvana soñador. Un nirvana liberador de sufrimientos, un estado de felicidad suprema. Algo así como morder una manzana y no pensar en nada que no sea su gusto crujiente y sabroso, su delicioso aroma y textura. (Mastico -pienso- y se me llena la boca de un asombro dulce. Me relamo). De pronto, abro los ojos y me doy con internet, que me llama, mientras sigo con el regusto de la manzana en la boca. Y en internet, las noticias son o malas o regulares. Aunque alguna, no obstante, puede salvarse. Leo casos de condenas: el Gürtel: Correa, El Bigotes, Crespo, malvados; casos de juicios: el fiscal que le dice al señor Mas: «Este juicio también es democracia», por lo visto dudaba el señor Mas (duda interesada de un pícaro malandrín); Trump y sus bravuconadas, de altos decibelios, que asustan, pero solo a los timoratos; en unas maniobras del Ejército, cuatro heridos, consecuencia de emplear fuego real en una guerra de mentira; Cataluña no negocia, pero el Estado tiene que pagar sus deudas, son listos; en lo lejano, en el cielo infinito, descubren un puente de estrellas que conecta dos galaxias, noticia que alegrará mucho al que duerma esta noche en la estación del metro: en la soledad de su sueño, celebrará que exista este puente de estrellas, por el que se verá transitando hacia otra vida más benigna y compasiva; y una frase que salva a la prensa y su noticiario de perversidad: Carolina Marín -oro en Brasil-, dice: «El oro lo conseguí yo, pero es un logro de este país». Se refiere a España. Y a mí, que apenas soy algo que respira en «este país», me da por emocionarme e inicio un aplauso,  que nadie oye, salvo mi corazón agradecido. Como ves, Diario, todo son juicios, condenas, vilezas, cosas amenazantes, mentiras, medias verdades, alguna verdad (Carolina Marín), por lo que intento volver al nirvana soñador, y ya no puedo, no hay manzana que morder que asombre mi boca de clamor goloso, y sí hay algo que me dice: «Mortal, ha pasado tu hora», y me siento atrapado, sin remedio, en esta levedad ilusa -crédula- que es la vida (19:26:15).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha