uhr online relojes para blogs

Mi Diario

AMANDO

1 de febrero de 2017. Miércoles.
AMANDO

 Insinuándose, tras el muro. En Heidelberg. Alemania. F: FotVi

-Escribir de las cosas del mundo, grandes y pequeñas, de las escondidas en una concha de ostra o de las abiertas al asombro como un racimo de estrellas, es un deber del que coge la pluma y hace aparecer palabras que dicen estas cosas sin otra vocación que las de decirlas. Decir cosas, ponerles nombre, calificarlas, obligarlas a verse así reflejadas en ese nombre e iluminadas en ese adjetivo, es la razón de ser de todo escritor. Y, en esas cosas que dices, dices a Dios, aunque no lo nombres. Hay quien me advierte -seguramente con buena intención- que nombro poco a Dios cuando escribo, o sencillamente que lo ignoro. Y lo hacen porque desconocen que toda palabra que se escribe o dice con amor, es palabra inspirada por Dios. ¿Puedo decir luz, o tiniebla, o amigo, o mar, o silencio, o tormenta, o pájaro, o niño, o inocencia, o incluso guerra, etcétera, y no estar hablando de Dios? Y he dicho incluso guerra, porque se puede hablar de guerra, pero pensando en la paz. Y si yo digo reloj, estoy dando la hora con Dios. Y si miedo, estoy escondiéndome y escondiendo a Dios, lo que no debe gustarle. Y si digo libertad, estoy rompiendo cadenas con Dios, y dejando que brille el otro lado llameante de la esperanza. Al menos, era la creencia de Leibniz, que solía decir que Dios está en todo. Y Santa Teresa, la que intimó tanto con Dios que llegó en alguna ocasión hasta al extremo de reñirle: «Queda la sensación -decía- de que Dios también está en el viaje con nosotros». O Vincent van Gogh, el pintor de los bellísimos manchurrones amarillos: «Siempre he pensado que la mejor forma de conocer a Dios, es amando muchas cosas». Creo, Diario, que siempre que escribo la palabra amor, estoy sacando a Dios a relucir, sacándolo del anonimato (18:59:04).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha