uhr online relojes para blogs

Mi Diario

UN LAMENTO DE LIBÉLULA

22 de septiembre de 2016. Jueves.
UN LAMENTO DE LIBÉLULA

Lamento de libélula, en el jardín. F: FotVi

-Se me aparece la paz, vestida con un lamento de libélula. Es una palabra, que como el otoño, se viste de hojas caídas. La paz -como aquella princesa de Rubén Darío- está triste, ya que es «la libélula vaga de una vaga ilusión». Una libélula, o la fragilidad, la duda. Una vaga ilusión. Ayer fue adulado, celebrado, el Día Mundial de la Paz, una paz en guerra. Guerra en Siria, guerra en Afganistán, guerra en Iraq, guerra en Yemen, guerra en el mar, donde mueren los empujados, por las guerras, a huir. Cuando la paz es un castillo de naipes, se celebra el día de la paz. Con pompa y solemnidad, con discursos engreídos, llenos de falsedad. El mundo, decía el Papa Francisco en Asís, «tiene una ardiente sed de paz». Pero el mundo olvida, mira hacia otro lado, porque el mundo vive en «el paganismo de la indiferencia». La indiferencia, ese pecado blanco, agua con limón, nada con nata, que nos hace ser apáticos con lo que no nos toca, con lo que pasa a nuestro lado clamando pero sin rozarnos, y nos deja desganados; lamentándonos, pero tibios. Sin armas pacíficas -como el diálogo, el respeto al prójimo, el mirar un poco más allá de nuestros propios intereses, mirada que alcance horizontes nuevos, iluminados-, no habrá paz en el mundo. Con estas ausencias en el corazón del hombre, la paz será como un bello sueño, que al despertar, se borra, enmudece, se hace tierra baldía, sin nada que cantar. Día de la paz, Diario, o día de la volatilidad (12:21:35).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha