uhr online relojes para blogs

Mi Diario

SAJAR EL OJO

14 de octubre de 2015. Miércoles.
SAJAR EL OJO

Espadas de luz, en el jardín. Año 2014. F: FotVi

-Se me puso la pupila como se ponen las gotas de aceite sobre el agua, como ojos extendidos e inquietantes, rubios, ojos de ser maligno, quizá. Milagro de las gotas que te echa sobre el ojo abierto como con pasmo un enfermero de blusa blanca y gesto ambiguo. El bigote es otra cosa. «Abra el ojo como asustado», me dijo, de blanco y sonrisa, la doctora. Joven ella, casi como su mirada. Yo, con mi pavor encima y sin esforzarme (creía haber ido al Hospital a una operación ocular), abrí el ojo, no como me dijo la doctora, sino con más espanto que ella me había pedido; y así entraron en su interior como en un laberinto la inspección de la luz blanca y el ojo clínico de la doctora, indagando. Para entonces, ya me habían abandonado los miedos: no habría operación, me dijo. Respiré como cuando te vas a ahogar y vuelves a la superficie, braceando desordenamente, despavorido. Y es que la noche anterior había soñado con Un perro andaluz, de los genios Buñuel y Dalí. Film en el que un ojo de muchacha es rajado con una navaja de afeitar por unas manos inflexibles, lunáticas, como las mentes de Buñuel y Dalí. Qué susto, por la noche; y qué alivio, por el día. Me dormí pensando que una mano inflexible y lunática me sajaría el ojo, como un grano de uva, sádicamente, y no fue así; ileso del trance, volveré, tras larga lista de espera, a mis miedos. Y el hecho de no ser operado y poder ver me lleva a poder leer. Y leo que unos 8.500 niños mueren al día por desnutrición (¿dónde la justicia?) o que los futbolistas son los empleados mejor pagados en España (¿dónde la equidad). Y me digo, con angustia: «¿Ver para esto?»  Pero levanta el ánimo esta otra noticia de última página de un diario, donde, casi como un susurro, sin ruidos, se habla de un tal Mussie Zerai, sacerdote, que ha salvado la vida a miles de refugiados. Y entonces me digo que merece la pena ver, y sentir el mal, para poder apreciar así con más furia y júbilo el bien. Y agradezco, Diario, que alguien -un feligrés- haya tenido una vela encendida para que no se apagara la luz de mi visión. Siempre, en la vida, aunque sea escondida, tímida, hay una luz que repliega las sombras y te permite ver, con esperanza, la otra realidad, la nacida de la luz (20:16:09).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha