uhr online relojes para blogs

Mi Diario

ONDA ESFÉRICA

17 de mayo de 2018. Jueves.
ONDA ESFÉRICA

Y fue la luz, en Murcia. F: FotVi

-Cada día es día de una cosa distinta, y ayer -dieciséis de mayo- fue el día de la luz. Y dijo Dios: «Sea la luz; y fue la luz». Fue el Big Bang; es decir, eclosionaron los colores, empezó el latido de la vida, se puso en movimiento la energía. Y, en el ínterin, se inauguró el balbuceo de la física. Dio comienzo, así, una lucha entre la ciencia y la religión, entre la fe y la matemática, entre el número (la ecuación) y la palabra. Y desde entonces, ahí estamos: por un lado la palabra, y por otro, la ciencia, aunque coincidiendo ambas -la palabra y la ciencia- en pretender explicar lo que supera -por el momento- toda explicación. Lo único cierto es que en el principio fue la luz, y luego, todo lo demás, como corolario de esa fuerza, impulso, aliento, que emana de la luz. La luz, pues, alentando, respirando, inspirando vida. Desde Arquímedes de Siracusa, hasta Stephen Hawking, pasando por Copérnico o Einstein, la ciencia ha ido avanzando, y, siempre, acompañada por la palabra, que aún no se ha desdicho de aquel célebre axioma: «En el principio fue la luz», y, desde la luz, todas las demás cosas que han ido surgiendo al calor de su claridad y su poder, de su mano protectora y vital. O la mano maternal de la luz, que fecunda, crea, sustenta. Cuando Einstein dice: «La casualidad no existe; Dios no juega a los dados»; intenta decir que Dios, con el «hágase la luz», pone en marcha el tiempo de la ciencia y de la investigación, dando luz verde al sabio para que experimente, avance, retroceda, se equivoque, hasta dar con la teoría de la relatividad o con el susto y asombro ante la existencia de agujeros negros en el espacio. Por algo dice también Einstein, que «el hombre encuentra a Dios detrás de cada puerta que la ciencia consigue abrir»; es decir, que Dios, con la luz, abrió el camino a las leyes que la rigen y la gobiernan: la alumbró, Diario, con orden y disciplina, con armonía y poesía, con un espíritu divino, que aletea, se agita, en la onda esférica que es la luz (12:36:14).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha