uhr online relojes para blogs

Mi Diario

DOCE GOLPES DE RELOJ

31 de diciembre de 2017. Domingo.
DOCE GOLPES DE RELOJ

Luces y sombras, en el año 2018. F: FotVi

-Con un pañuelo al aire, despido este año 2017. Se va pilotando este artilugio que llamamos tiempo, como un espejismo. Visto y no visto: un espasmo. Todavía ando con el último grano de uva del año 2016 en la boca y ya me contemplan desde el plato -como ojos de buey rendido- los 12 de este 2017. Uvas, que son un momento de dulzor y un más dilatado ejercicio de paciencia: eliminando huesos y hollejos, contrariedades estas de sabor más amargo. Doce golpes de reloj y doce uvas, sin atragantarse; así medimos el tiempo, que siempre está yéndose, y nunca vuelve la vista atrás. Nada vuelve, salvo los recuerdos, que siempre andan bullendo y dando con los nudillos en el lugar que ocupan detrás de los ojos. Para despertar a los ojos, y al sentimiento, y, a veces, llenarlos de alguna lágrima encendida. Decía Platón en el diálogo Timeo, que el tiempo es un imitador de la eternidad, o la imagen móvil de la eternidad. Moviéndonos en la eternidad, como esas tormentas de nieve que se agitan dentro de una esfera de cristal. Esta noche, entre aleluyas tristes y plegarias laicas, con los ojos llenos de sueño y vidrio, despediremos al viejo (2017) y recibiremos al niño (2018). Y Dios, poblando nuestra fe, con luces de esperanzas nuevas (y alguna vieja); y el amor, Diario, insistiendo en el costado, sin desfallecer, porque el amor, como dice la Escritura, es la atadura perfecta, que no esclaviza (18:13:05).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha