uhr online relojes para blogs

Mi Diario

MAMÁ NOEL

25 de diciembre de 2017. Lunes.
MAMÁ NOEL

Papa Noél, leyendo, en mi mínima biblioteca, en Murcia. F: FotVi

-Anoche, fui feliz cenando con mis amigos -¡mis amigos!- de la Casa Sacerdotal. Eran las ocho y media y ya estaba todo preparado. Dos señoras se sacrificaron por nosotros. Dos ángeles con gorrito de Papa Noel. ¿O eran mamá Noel? Pero entramos en el comedor y -con los villancicos- nos aguardaban también trece gorritos de Papá Noel. Con su bolita blanca, que, al ponérnoslos, nos llegaba hasta la oreja, donde se oía la Navidad. Y no os engaño, no soñaba: se oía la Navidad. La Navidad está en cualquier detalle que una y hermane, ya en las miradas, ya en los gestos. Rezamos y disfrutamos de unos manjares -líricos y reducidos, nos podían alterar la anciana salud de la mayoría de los comensales-, que nos llevaron al final de una noche feliz, por navideña. Yo, entonces, pensé en los mutilados del placer de la cena familiar: o por carecer de familia o por faltar la cena. Me acordé de los desheredados, de los desplazados, de los descartados, de los carentes de paz, de los niños que no tiene lunas con que hablar, ni -como dice el poeta- caballitos de cartón en los que galopar. Me acordé de los pobres de la calle, pues ellos son, cuando se tapan con hojas de periódico y duermen en cualquier portal del belén de cualquier ciudad, el nuevo Nacimiento del Jesús de hoy, que sigue naciendo en lo menos digno de esta sociedad, pero donde, sin embargo, Dios habita. En la pobreza, o esa joya de la corana de Dios, y de su reino de la cruz. También se vive de nostalgias, y, sobre todas, de la nostalgia de Dios, que siempre aparece en lo más disminuido y humillado, en lo más derrotado. En la noche santa, pues, Diario, cenamos pan y fraternidad, y alegría comedida, pues los años cuentan, y nos contienen (13:15:04).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha