uhr online relojes para blogs

Mi Diario

SOL DE JUSTICIA

17 de abril de 2017. Lunes.
SOL DE JUSTICIA

Al final, la luz, en Kaymakli, Turquía. F: FotVi

-Ayer, domingo luminoso, en el espíritu. Íbamos de celebraciones. Habían terminado los desfiles procesionales del prendimiento y el dolor y daba comienzo el de la palabra y las aclamaciones. El cielo, sin embargo, apareció pesado y gris, diuyéndose así el aleluya -la palabra- en niebla. La palabra estaba ahí, pasando gozosa de boca en boca, con destellos de luz en los labios, y sobre todo en los ojos. Aunque sin poder mirar directamente al Sol. El Sol de justicia que celebrábamos había resucitado. Un Sol, que se eclipsó el viernes y había vuelto a la vida el domingo, como el que se hunde en el agua y sale con la boca abierta respirando ahogos. Buscando oxígeno. Jesús resucita y atrae hacia sí todas las cosas, dice la Escritura: también las malas, las injustas. Camina con las señales de los clavos en las manos y el agujero de la lanza en el costado. Resucita, pero sin dejar a un lado las fracturas de la cruz. Se adelanta y muestra las heridas. Son su carta de presentación: así firma Jesús su resurrección; y así se irá al Padre, con su humanidad dolorida en la que su ha instalado, ya para siempre. Es decir, Cristo, se lleva consigo la cruz del mundo: Siria, Alepo, los migrantes, los perseguidos, los que lloran, los que viven y mueren en la pobreza, todos los señalados en las bienaventuranzas; pues, Diario: «Si él abre -dice San Juan en el Apocalipsis -, nadie puede cerrar; si él cierra, nadie puede abrir» (20:15:55).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha