uhr online relojes para blogs

Mi Diario

BUEN DÍA

18 de marzo de 2017. Sábado.
BUEN DÍA

Con gozo, recibiendo el sol de la mañana. Murcia. F: FotVi

-Me despierto, bostezo, miro al cielo y digo: buen día, buen sol: la vida sigue. Y me pongo a rezar. Para mí, rezar, es empezar el día con buen pie y la mente despejada; buen pie para poder dar pasos en la buena dirección (no en la sinuosa o desviada o perdida dirección), y la mente abierta al asombro, y, ante las cosas que me rodean, ser capaz de hacer ¡oh!, y deslumbrarme. Rezar es dejar que, en la boca, haya palabras de luz y liberación, de esperanza y trascendencia, nunca palabras vencidas o esclavas, falsas. Las palabras que rezo, van más allá de cualquier horizonte: cruzan el espacio y el tiempo, y la lógica, y quizá no sepan exactamente adónde van, pero me hacen ser mejor y más exigente conmigo mismo. Rezar es tocar algo que se resiste a quedar entre los dedos, como el agua, como el viento, como la luz, pero que te hace sentir (con júbilo) que algo hermoso has tocado. Que lo has tocado y gustado. Lo sé, porque, una vez dichas las palabras, las saboreo, las volteo con la lengua y así las gusto otra vez, como un hueso de ciruela, luego de haberle comido la pulpa y haberla dejado desnuda, sin carne. ¿Y todo esto por qué? Porque, tras las palabras, queda la conciencia de haberlas dicho y masticado, o sorbido, y deletreado con amor; y porque como diría Frantz Fanon, escritor martiniqués: «La conciencia es actividad de trascendencia». Y es que la trascendencia, Diario, está en las palabras que dices y en las que quedan dentro, si son buenas y voladoras, y van hacia arriba y no hacia el abismo, si se salvan de la vulgaridad y las dices con verdad (19:24:37).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha