uhr online relojes para blogs

Mi Diario

COSAS QUE JAMÁS SON ESTRIDENTES

19 de enero de 2017. Jueves.
COSAS QUE JAMÁS SON ESTRIDENTES

Oyendo nevar, en Murcia. F: FotVi

-Tras la nieve, cae una lluvia tenaz y abundante, feliz. El termómetro vive sus días de más bajo volumen en Murcia: dos grados sobre cero. Ayer estábamos a cero grados, y sin lobos que aullaran. Hoy solo se oye la música de la lluvia, a lo lejos. A la altura que yo vivo (piso 8º), no se oyen -y si prestas el oído- más que cosas que jamás son estridentes, como el silencio de Dios o el clamor de las estrellas, o, en todo caso, el roce del tiempo en mi vida, que la va erosionando. (¡Se oye el tiempo!). Cuenta Amos Oz en su novela Tocar el agua, tocar el viento, que el viejo profesor Zaicek, movilizando reservas ocultas de energía, se levantaba del sillón «y se paseaba por la alfombra con pasos de porcelana». Es lo que toca a la vejez: pasear, andar, caminar con medidos pasos de porcelana; es decir, sin ruidos, sin estridencias, sin causar molestias. El viejo profesor Zaicek, polaco, que entendía de San Agustín y de Friedrich Nietzsche, se chamuscaba sin embargo las puntas de la barba cuando alimentaba las llamas en la chimenea. Ser viejo y asumirlo, Diario, pero con el espíritu y la mente libres, y evitando que se te chamusque la barba cuando vayas a animar el fuego en la chimenea (19:48:06).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha