uhr online relojes para blogs

Mi Diario

TERNURA

10 de diciembre de 2016. Sábado.
TERNURA

Latiendo, al otro lado de la valla, en Murcia. F. FotVi

-Este otoño va pasando por días de luz y turbiedad. En estas tierras, es más dócil el otoño que otras estaciones del año -invierno y verano, sobre todo el verano-. El verano, que te asa con sus chicharras crujiendo, crepitando como las llamas de un incendio. «El aire del otoño no derriba el amor», dice el poeta José María Soubirón, ¿y por qué?, porque «lo envuelve un momento de ternura». La ternura, o esa otra escala suave del amor, que, como el roce de un gato a tus pies de ermitaño, abriga y enternece, y corteja; y acompaña y dulcifica la soledad, arropándola con su rabo afablemente sobón. Hoy, día de los Derechos humanos, reivindico la ternura como una de las primeras fases de nuestro transitar por el respeto hacia el otro. Primero, mirar, vislumbrar, y luego disponer el corazón para el golpe de afecto que te hace entrar en el ámbito del otro y aceptarlo, sin tretas, tal como es, en su interior (su templo, su bóveda infinita) y en su mundo exterior, donde se hace la inquietante e hipnótica aventura de vivir cada día, de ser a cada instante, de estar irradiando cosas a cada momento, como sueños, fantasías, o simplemente espejismos, que también valen en épocas de desesperanza y melancolía. Libertad, equidad, y fraternidad; y ternura, Diario, como toque de algo que te hace ver que todo lo otro está ahí, al otro lado de tus latidos, también latiendo (18:57:11).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha