uhr online relojes para blogs

Mi Diario

EL NO

3 de agosto de 2016. Miércoles.
EL NO

No, arriba, sí, abajo, en el jardín. F: FotVi

-Juego a los dados con el no y siempre me sale no. Juego con el no y nunca me sale el sí. Es un modo de perderme en el la oscuridad del no, en su laberinto perverso, en su inanidad inservible. Tú dices no, y ahí, en ese momento, acaba el mundo, se cierran todas las puertas; miras, y al otro lado no hay nada. El no, es un adverbio que mata tristemente el sí, dejándolo tirado en el camino de la inopia. Puedo decir no a una tentación maligna, pero no a la responsabilidad de salir a flote cuando me estoy ahogando. España -oigo decir- se está ahogando, y no hay quien diga un sí para salvarla. Y no llega el sí, y así se eterniza el no, y la agonía del país. Dicen que Napoleón dijo: «Si buscas una mano que te ayude, la encontrarás -con toda seguridad- al final de tu propio brazo». No hay nada como tu propia mano para ayudarte. No esperes que venga otra mano, que no te ama, a socorrerte. El no, puede hacerse de odios, también el sí, pero menos. En todo caso, yo diría como García Márquez: «Dile que sí, aunque te estés muriendo de miedo, aunque después te arrepientas, porque de todos modos te vas a arrepentir toda la vida si le contestas que no». Es verdad que García Márquez hablaba de amor, ¿pero qué es la política, Diario, sino un acto de amor-odio entre adversarios irreconciliables, que se dan la mano y sonríen mientras se miran con total desconfianza? (19:46:24).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha