uhr online relojes para blogs

Mi Diario

LLENAR SILENCIOS

2 de abril de 2016. Sábado.
LLENAR SILENCIOS

Inocencia y luz, en el parque. F: FotVi

-Yo rezo. Es un modo de llenar los silencios y vacíos que me acechan. Rezando, salgo de mí, como el pájaro que canta, y, aunque no vuele, aleteo, vibro. Valoro el rezo por lo que tiene de liberador, de esperanzador más allá de las palabras. La palabra, tras los labios, no es palabra, hasta que salta y se hace pasión o treta o cosa en la cosa que se dice. La palabra dicha es un salto hacia aquello que se dice, identificándolo, recreándolo, significándolo, para que viva. Vive lo dicho en sí mismo y en la boca que lo dice. Hoy mi rezo ha viajado al parque de Lahore, en Pakistán, para hacer mía su tragedia. Un atentado islamista: setenta y dos asesinados, sacrificados, de entre ellos, 29 niños. Tras el aullido de la muerte, en un parque en el que se celebraba un aleluya, la resurrección de un tal Jesús de Nazaret, la inocencia es derramada, profanada, hecha coagulo de sangre en la tierra. Y en nombre de un dios talibán, adolescente (por lo visto) en misericordia, y que invita -dicen- a aniquilar infieles. Buscaban matar cristianos, y con ellos inmolaron musulmanes. Son así de fanatizados, así de ciegos, de mármol, sin latidos. Yo, hoy, con mi palabra -mi rezo-, ruego por los cristianos y musulmanes sacrificados; y, con Ezequiel, el profeta, Diario, pido que cambie a los asesinos su corazón de piedra por uno de carne, libre, habitable, donde resida el Dios de la misericordia y no el dios del odio, o su Júpiter particular, insensible y apesadumbrado, tronante (21:44:10).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha