uhr online relojes para blogs

Mi Diario

LA ESTELA ONDULANTE DEL OLOR

24 de febrero de 2016. Miércoles.
LA ESTELA ONDULANTE DEL OLOR

Oliendo a mar, en Playa de Las Canteras. Las Palmas. Gran Canaria. F: Fotvi

-Lavar la ropa me sabe bien; luego de tender la ropa, todo huele a frescura y a floresta, a rosal silvestre. La naturaleza, para hablar, usa olores en vez de palabras. La naturaleza se dice a sí misma oliendo. Leer olores en el libro siempre escribiéndose de la naturaleza, es alucinación; se salta verbos y adjetivos, y comas, la gramática toda, y, sin embargo, se la entiende, es otro estilo. Antes que las letras, el niño lee olores: la chupe, el biberón, el silencio de la madre o su ausencia. Lee los olores y gorjea o llora, según; y se asombra. Sobre todo se asombra. Morir en olor de santidad, es un dicho hagiográfico; para leer la santidad de un santo, primero se la huele y luego se la da por hecha. La santidad suele oler a buenas obras, como poner la otra mejilla o situar la fe al servicio del amor, que da la paz. En los dibujos animados, por la estela ondulante del olor, el gato llega a la cocina, donde andan los manjares de lamerse. Como el poder, que, con demasiada frecuencia, huele a corrupción; es decir, a pudrición. El olor, Diario, es otra lectura de las cosas, tan fiel y bella como la de las letras (20:00:12).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha