uhr online relojes para blogs

Mi Diario

SAL DE UTOPÍA

30 de diciembre de 2015. Miércoles.
SAL DE UTOPÍA

Utopía con bigote, en el jardín. F: FotVi

-Acaba el año y no hago más que mirarme las manos. Una y otra, la derecha y la izquierda, que, como el ave, con ambas vuelo y vivo, y, hasta con ellas, transito a la utopía. (La Utopía, ese lugar inaccesible, pero existente, donde a veces se llega, si se insiste en hallarlo). Las manos hacen y deshacen, abrazan y lastiman, crean versos -con la ayuda de la mente- y limpian y producen lágrimas. Las manos contienen risas y suspiros, y aun bostezos. Las manos todo lo convierten en artesanía, incluso la caridad y el odio. Las manos son las que dan forma a la invisibilidad de las ideas, hasta hacerlas tacto, vida que acompaña, esplendor visible. Las manos son el sitio donde descansa un libro o actúa una metralleta, o el final del beso, la caricia, o un escoplo con el que Rodin esculpe el Pensador y Miguel Ángel la Piedad. Rodin, en el Pensador, hace cavilar a la piedra; Miguel Ángel, en la Piedad, la hace amar. Ambos, con las manos, conmueven a la piedra, la forjan humanidad, le ponen latidos, la piedra así siente y hace sentir. Las manos; mis manos, y me las miro. ¿Qué deja en mis manos este año que acaba? ¿Paz, guerra, luz, tiniebla, un verso, una historia que haga soñar a un niño, silencios, amor (suficiente), Dios, el todo amor? Dios en mis manos, con el que me aventuro a amar y a soñar, y a dar vida con el aliento de las palabras y de la fe, y de la esperanza, a todo aquello que pudiera morir. Año nuevo, sueños nuevos, Diario, sazonados éstos con la sal de la utopía, por si ocurre (20:18:34).

0 Comentarios



Añade un Comentario:
Tu nombre:
Tu e-mail: (opcional)
Emoticonos: smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha