uhr online relojes para blogs

volver

(Lléname de hojas)

                       Lléname de hojas
                       que en el amor se muevan;
                       lléname de alas de misterio,
                       de tus alas de música,
                       álamo humilde, junto al río.

                       De cuerdas de armonía,
                       lléname: como vaso
                       que en el alfar volara
                       pájaro,
                       o flor de alfarería,
                       o simple afán de inspiración.

                       Como brote
                       de olivo en un descuido,
                       en un instante de árbol, de sonora
                       gracia, ah, sea yo amor,
                       es decir, hoja; es decir,
                       sabiduría.

                       Eso es:
                       hoja, ¿o silencio que la vida
                       atesora en el hueco
                       de su claustro,
                       de su verde emoción estremecida?
                       Ah, llenarme, poblarme de hojas,
                       ser árbol con la vida clamorosa
                       en las ramas, donándome
                       hoja y no fruto,
                       hoja sólo nupcial, verde y humilde,
                       no útil sino humilde,
                       sólo festivo ser de algo viviente
                       que se entrega
                       a la música
                       de mano de la brisa,
                       con el alba,
                       en sus ágiles dedos.
                       Hoja
                       sin redención que dar,
                       con frío.
                       Con otoño.
                       
                       Intentando
                       caer
                       para ser vuelo.
                       Intentando morir,
                       como un vuelo.

                                                      Los pájaros hablados

(Poeta)

                        Amanece el poeta como la rosa
                        que donación de la mañana fuera.
                        ¿Tan temprano el amor, tan flora era
                        esta dolencia mía, tan hermosa?

                        De misterio y de luz la flor rebosa
                        contenta; mas el tiempo, que no espera,
                        empieza a hacer que donación ligera
                        sea la flor, en morir tan presurosa.

                        Empieza a dar su donación la flor,
                        como el poeta, que es dolor y es brasa,
                        ¿o es sólo rosa que en efluvios pasa?

                        Pero morir donándose es clamor
                        que apenas sabe a muerte; pues es vida,
                        lo donado en palabra estremecida.

(Señas del hombre)

                       

                        Ser hombre es este barro que se mueve
                        por el alfar de Dios, en primer plano,
                        este dolor tan ciego y tan cercano,
                        que quema a sol y, al tiempo, duele a nieve.

                        De la savia de Dios nace y se llueve
                        este barro que llega a ser humano
                        brote de amor, florido en labio y mano,
                        que en mano tiembla lo que el labio bebe.

                        Ser hombre, geométrica belleza
                        en la trampa del barro encarcelada,
                        sin boquete -no importa que pequeño-

                        para escapar del cerco sin pereza;
                        escapar, como azor, con prisa alada
                        y ser barro una vez, mas luego sueño.

(Elegía, el hombre)

                                                                        Al Padre Fermín María

                        Ya no sé de qué lado tira el llanto,
                        que he perdido la cuenta en lo más mío;
                        soy un hombre que viaja de vacío,
                        dejando que lo hiele el desencanto.

                        Me duele el corazón y no lo aguanto:
                        es poco cauce para tanto río
                        esta alondra de amor y escalofrío
                        que en el costado anida y pesa tanto.

                        Un día me pondré a contar mi historia:
                        ¿será vuelo, caída, o la duda
                        de si soy o no soy celeste intento?

                        Insiste una deidad por mi memoria,
                        que mi barro en espíritu lo muda.
                        Soy llanto, llanto: ¿o música en el viento?

(Esto o aquello)

                                                                         A Paco Lloret

                        No soy árbol, Señor, pero sí rama
                        donde el fruto se asea para el bocado;
                        aunque no corazón, sí soy costado
                        donde suele el amor arder en llama.

                        Aunque no voz, asombro soy que clama
                        con el mismo clamor de lo creado;
                        de la nada, he venido a ser poblado
                        amor que en hombre y llanto se derrama.

                        Y pienso que soy Tú, mas luego dudo.
                        No es mucho ser pensarse Dios, si luego
                        me contemplo, sin más, un grito mudo

                        o un frío llamear de helado fuego.
                        A ver, Señor, si tú abres este nudo
                        y explicas qué soy yo y a lo que juego...

(Nocturna visión)

(En Cabo de Palos)

                        ¿Es proa de espolón, daga o espada?
                        Venid a ver la lucha de la tierra
                        y el agua. ¿O es amor todo y no guerra?
                        ¿Es la tierra el amor -la enamorada-

                        o es el agua? ¿Qué golpe o lidia alada
                        entre las dos libráis que al faro aterra?
                        (Arde el fanal y, por las ondas, yerra,
                        jinete o hélice, su luz lanzada.)

                        Cabo lanceador y alanceado,
                        brío que la mar calma entre sus pliegues,
                        navegaré contigo, aunque anclado,

                        navío siempre en quietud y en movimiento.
                        ¡Leva anclas -dice el viento- que navegues!
                        Mas tú, torre y menhir, vences al viento.

(Bahía "El alamillo")

                                                                        A Miguel y Maribel Cáceres

                        Toda la tarde era un clamor glorioso
                        con un pájaro en trinos encendido;
                        un pájaro y el mar -cielo rendido-
                        ambos dándose en gesto tembloroso.

                        Reinaba el sol en día tan dichoso,
                        con aquel cuerpo por el mar ceñido:
                        ¿O tan sólo era un sueño por mí habido?
                        ¡Era un cuerpo nadando perezoso!

                        Y cuerpo el sol también: fluida cascada
                        de pálidos delfines feneciendo,
                        resbalando al ocaso con empeño.

                        Fue la tarde un instante, pincelada
                        de un tris de mar y pájaro muriendo,
                        fugaz visión entre el amor y el sueño.

(Rapto)

(Noche de luna en Mazarrón)

                        Riela la luna, riela, riela, riela
                        en línea recta –azor- hacia la playa;
                        su instinto le insta a que enjoyada vaya
                        a echarse -desposada y con cautela-

                        en el reino del mar, que ella desvela;
                        buen manantial el que la luna ensaya
                        -joya, infinita y movediza raya
                        de luz- sobre la faz del agua en vela.

                        Oh, la honda luz, la dilatada herida
                        de la esposa en el mar, que tiembla y besa.
                        ¿Mana el beso? ¿Se crea el mundo besando?

                        Está la luna amada tan rendida,
                        que toda es vuelo, pues apenas pesa,
                        mientras el mar, audaz, la va raptando.

(Asignatura, el agua)

(Monasterio de piedra)

                        Ah, el agua, asignatura del dibujo;
                        de ondas, de alas, de espumas, de caderas,
                        lienzo; rolando, marchas por veredas
                        de azul, plena de ti, espejo en flujo.

                        A tus valles y oteros me condujo
                        el amor y eres mar y ríos eras
                        y un aluvión de rutas y quimeras:
                        eras la madre mar que me sedujo.

                        Ahora eres canto de cascada yendo
                        en vuelos a parar a los abismos
                        como en yunque el martillo de la fragua.

                        Febril ave, te vas raptada hundiendo
                        en vertical gorjeo de paroxismos;
                        mas todo es puro amor, pues todo es agua.

(Atardecer brumoso)

(Mar Menor)

                                                                        A Gloria Lima, poetisa

                        ¿Menor y es mar y es onda y es espuma
                        y espejo elemental de la gaviota?
                        ¿Menor y es cuenco del que Venus brota
                        mujer y línea y vuelo de la pluma?

                        ¿Menor y es fosa donde cae la bruma,
                        que una vela fugaz tiñe y derrota?
                        ¿Menor, sin más, si es aventura ignota
                        que a su batir de mar humilde suma?

                        ¿Menor y es claustro donde cabe el cielo?
                        ¿No será que el abrazo, si cerrado,
                        es más ceñido y más intenso el cerco?

                        Brumosa desnudez, sereno anhelo
                        de mi niñez, oh mar, Menor y amado,
                        que a tu soñar de océano me acerco.

(A unos ojos azules o música de Albinioni en llamas)

                                                                         A Cristina Cuadrado

“Tus ojos de paloma entre guedejas…
El Cantar de los Cantares
FRAY LUIS DE LEÓN

                        Tus ojos de paloma entre guedejas
                        un vuelo adormecido han despertado,
                        han abierto un océano celado
                        por el arco lunar de tus dos cejas.

                        ¿Qué cervatillo o pájaro reflejas
                        en esos ojos de mirar alado?
                        Mírame a mí mirarte enamorado
                        y no escondas tus ojos entre rejas

                        de vanidad o eclipses de pestañas.
                        ¿En qué Picasso azul tus ojos bañas?
                        Abre al azul del cielo tus azules

                        y que copie en tus ojos su envoltura.
                        Ruidos oigo de nieves y abedules
                        en tus ojos del hurto y la ternura.

 

(A una estatua clásica)

                        Mándame ser -si soy tu amor- amante
                        de tu todo y tu nada, amor sin velo,
                        y ser también la sábana del cielo
                        que cubra tu desnudo mar rodante.

                        Ahora altitud, mas luego abismo andante
                        eres, siempre tersura, nieve en vuelo:
                        rosa marmórea, fría como el hielo,
                        ardida y fría, tú, mi amor cambiante.

                        Mándame ser el pie que te ande, arena
                       que al pie se ajusta, duna perezosa,
                        amor, amor en lid, mujer en vilo.

                        Mándame asir la luz de tu melena
                        y, entre mis dedos, brille clamorosa,
                        volumen mío, amor, Venus de Milo.

(Ojos agua)

                                                                        Son tus ojos, Paqui Mari.

                        En tus ojos el mar anda, pausado,
                        urdiendo espumas y mojando rosas:
                        marinos ojos de aves silenciosas,
                        nacidas a la luz que tu has mirado.

                        Qué tonos de la aurora, qué granado
                        trigal, qué haz de chispas prodigiosas
                        en tus ojos se citan, y, ruidosas
                        de alas, se dan, volando, a lo soñado.

                        Madurez de racimo, uvas de oro,
                        por tu mirada pasa un meteoro
                        de gracia, una espesura de pureza.

                        Hay tanto bosque de agua en tu mirada,
                        tanta morena luz allí instalada,
                        que allí se cree creada la belleza.

(A George F. Haendel)

(Largo)

 

                        Haendel, largo, larguísimo tu Largo,
                        como estela de mares musicales
                        encadenando quillas y espirales
                        de caracolas y aves en letargo.

                        ¿Es muerte, eternidad, amor amargo
                        este Largo de sombras irreales,
                        este fluir de lentas y abismales
                        pausas? Pausado amor, te busco, largo

                        sueño, larguísimo y encadenado,
                        que en alas de tardanza te derramas
                        sin escapar del vuelo, encarcelado.

                        Arde la música, jugando a irse,
                        mas sin salir del reino de las llamas,
                        amor siempre muriendo y sin morirse.      

(Atleta de color)

                                                                        A M. Ottey, atleta

                        Noche dije y lo oscuro se hizo rosa
                        en tu cuerpo de garza y de ceniza;
                        peinado de cascada primeriza,
                        tu pelo ríos hace en selva tan umbrosa.

                        Y tu ceja, lunar arcada airosa
                        que la luz de tus ojos turba y briza,
                        enjoyando tu frente, que se riza
                        con multitud de rizos, rumorosa.

                        Oscura tu faz vi, pero agraciada,
                        racimo de uvas negras, soleada;
                        te vi gacela y golpe de porfía,

                        esperando ser ala removida
                        para el ave fugaz y la estampida.
                        ¡Corre! -grité, y volaba la armonía.

(Verdad)

                                                                        A Falita, a su fe

                        Había más luz, más canto y alegría
                        y alas, y claridad allí enclaustrada
                        en tu templo de cofre o de posada
                        del postrero llover, que en todo el día;

                        más sol allí, y lumbre en tu abadía,
                        en tu bóveda de agua enamorada,
                        que en todo el arco de los cielos. Nada
                        fue más alba que el alba que en ti había.

                        Toda la luz en ti luciendo, gota
                        de lluvia sobre la hoja humilde, bella
                        exultación de fuegos en la fragua

                        del aire. Vedla, luz que de agua brota.
                        ¿Mas verdad tanta puede haber en ella?
                        ¡Verdad! Pues hay más Dios en ella que agua.

(Decir con llanto)

                        Voy a decir con llanto de mi alma
                        lo que mi herido corazón no dice;
                        antes de que la herida cicatrice,
                        o a este oleaje de amor llegue la calma.

                        Llorar un no que niegue el sí que todos
                        dicen, y saje el miedo como un río
                        la infinita montaña, un río frío,
                        daga y pasión, y Dios de todos modos,

                        cual la encina o el sol, reverdeciendo
                        su voz arcana, su hágase fecundo,
                        y sea la fe otra vez, el hombre sea.

                        ¡Cómo suena mi corazón! ¡Qué estruendo
                        por este nuevo alborear del mundo!
                        Así nace el amor, así se crea.

(Cerco)

                        Me llamo dios Ateo y soy Vicente,
                        es decir, Nada convincente, Nada
                        de Nada, aunque García; ¡qué morada
                        más Fría para un ser tan indigente!

                        Ah, vicente, es decir, Nada elocuente:
                        un pobre soñador Hernández, cada
                        vez más nocturna y ciega la mirada,
                        por donde dios pasea, pero Ausente.

                        Sin caminos, y un llanto que es un Cero
                        alargado que nada Llora, que arde
                        sólo al Soñar y luego calla. Como

                        a paisaje invernal me invade Enero,
                        y voy perdiendo luz y se hace Tarde,
                        y Dios me da su mano y no la Tomo...

(Vegetal alumbramiento)

                                                                        A Loli Martínez, poeta sin saberlo

                        Se conmovió la luz junto a la rama.
                        Éxtasis hubo, y se extasió el instante.
                        Quedó la tarde muda y expectante,
                        y el sol, quemándose en su eterna llama.

                        El pájaro, que de pasión se inflama,
                        su trino suspendió; y el silencio, ante
                        tanto estupor, plegóse vacilante.
                        Sólo la luz en haces se derrama.

                        Y es más luz en la rama conmovida,
                        donde un impulso, un lúcido aspaviento
                        de savia, irrumpe en gracia rumorosa.

                        Allí se abre la fe, se hace la vida.
                        Hay un clamor o don de alumbramiento.
                        Allí, plena de sí, nace la rosa.

(Pintura)

                        Pongo aquí el gris, y, allá, un penacho de humo
                        partiendo del oleaje del tejado.
                        En la pared, un blanco desconchado;
                        y un rojo de geranios, al que sumo

                        la oquedad del balcón. También asumo
                        la mancha verde del jardín ajado,
                        y el trazo aquel de viento insinuado.
                        Apuntes para un cuadro, que resumo

                        en pinceladas de melancolía.
                        Oprime la tristeza esta pintura,
                        este instante fugaz que nunca pasa.

                        Y es que pinto una tarde lenta y fría,
                        y mi niñez aquella sin ventura,
                        y todo el frío gris de aquella casa.

(Gracia de ver, de decir...)

"... su gracia en mí tus ojos imprimían"

                        Cántico espiritual: San Juan de la Cruz

                        Y fue la luz: ¡celeste parpadeo!
                        En la luz iban aguas y semillas,
                        y tallos de cintura, y las sencillas
                        formas de la muchacha y su gorjeo.

                        Iban aves y se hizo un aleteo,
                        y vibraron las abejas amarillas
                        del sol; y, del soñar y sus arcillas,
                        prodújose en la tierra un balbuceo:

                        hubo palabras como luz, y amor
                        dicho y callado, y cedros y estupor;
                        y silencio de nieves, y un asombro

                        en los ojos posándose sin ruido
                        en aquello que enamorado nombro:
                        como tiempo y palabra, y su latido.

                               Casi amor o cántico

 

Volver Página siguiente