uhr online relojes para blogs

volver

SIGUES, MUCHACHA

                        Un verso se me escapa a chorro limpio,
                        se me desnuda un chorro de ternura para herirte
                        en los labios donde el océano dejó dos líneas de horizonte
                        que ahora separas para dejar pasar el barco de mi beso.

                        Un verso se me escapa
                        para ver y sentir y escuchar y definir
                        el otro lado de la noche con ríos de tu cuerpo,
                        con dunas consentidoras,
                        con cetáceos ardiendo
                        en el círculo cerrado de tu cintura
                        donde una paz o una luz gotean caños
                        mientras mi mano te recorre, te sube, te baja,
                        te hace torneada delicia o sima deliciosa
                        sin apenas un ay
                        con destellos de furia amorosa.
                        Eres silencio de arena sostenida en mi mano
                        con su frescor que invade mis falanges, mis dedos
                        de puntiagudo gozo, invasión de soles,
                        estallidos, lunas con ojos de lechuza,
                        que penetras mi corazón de pozo nunca lleno.

                        Amo todo por ver si me sale un verso,
                        un verso, una mortal espuma, un tigre súbito,
                        una cadena de montañas donde los miles de metros al cielo escapan,
                        un verso duro, azul, blanco, sublime, pequeño,
                        como la ceja que yo recorro con mi yema san-grante,
                        un verso de metal para hacer cilindros de rodillas,
                        donde las alas del viento se cubran de velos
                        y le den al mar velocidad
                        de rayo que, al instante, perfore la esfera celeste.

                        Abro mi vena a chorro
                        cuando el chorro de tu cuerpo se enclaustra en mi abrazo,
                        cerrojo de vidrio mi abrazo, de lluvia ligera,
                        de remolinos de viento cerrándose en su centro
                        de rabia hermosa.
                        Qué tarde te he visto desnuda en la edad de los cisnes.

                        Qué tarde tímida, azul inusitado escondido,
                        blancura de raíz de manantial sin sol,
                        íntima sorpresa que se va deshojando
                        como el mar cada vez que se viste de una ola de carne;
                        venial sonido en mis ojos, dulce planta
                        que creces en mí como la vida en el nido,
                        asumidora de mi voluntad, de mi fe
                        de racimo que cumple su misión de vino en la boca,
                        (Amada),
                        delgada palabra sin ruido en la noche,
                        movimiento de chorro
                        que culmina en un río tendido,
                        dos hebras ruidosas de plenitud, confundidas,
                        acopladas en el radio de acción del amor infinito.

                        Ayer concluí tu tierra
                        de esparcimiento y sigo mi camino
                        por esta selva de gozo cerrada en ti misma.

SIN SALVACIÓN

                        Anoto, por dolor más o menos intenso,
                        la noche, su payaso lloroso, que anima un acordeón
                        con sus dedos de negra melancolía entre las sombras.
                        Bajan peldaños, teclas, las horas de la noche,
                        mientras el cuerpo cae en el océano del sueño
                        y percibe una espada
                        suspendida en los ojos, un caos de negras alas,
                        negros templos y dioses incendiándose en el cuerpo,
                        junto a las ingles doradas.

                        El hombre solo, entonces,
                        con su mundo interior ardiendo, sin que haya una mano,
                        un dedo más o menos húmedo, un pobre con necesidad de cielo
                        que lo salve; la noche se ha cerrado
                        y no deja salida, como dos puertas, dos labios, dos grupos
                        apretados de dientes, y ni para el suspiro hay resquicio,
                        pureza.

                         ¿Dónde está el día, ahora, el mar y sus aguas tendidas.
                        el sol que en los tejados se descalza y cumple su ciclo
                        –nacer, ser, morir y comenzar, beber el co-mienzo
                        y dejarlo enseguida al día de beberlo—?
                                                                                   
                        En la noche,
                        se oye el viento
                        conyugal que desposa encinas, ríos, montañas,
                        mientras yo, sin atuendo, desnudo como un día de sol
                        sangro de soledad y busco donde dejar mi sangre; pero no hay sitio,
                        lugar, semilla, acantilado donde precipitarse,
                        hacer un buen abrazo y dejarse en él la última belleza
                        fecunda que nos quede.

                        Sin embargo, no salgo de la noche,
                        se ciernen sobre mí, sobre nosotros, agoreras luciérnagas,
                        estalactitas vivas de resignado caer que, en realidad,
                        no son más que un desnudo friísimo, que en-trando por los ojos
                        se congela en el alma y el resultado es una glacial muerte,
                        sin las playas de ayer, amontonado mundo en escombros
                        donde el sol se hace nieve poco a poco desde arriba,
                        como un violín que, poco a poco, pierde sus cuerdas
                        en el concierto cósmico, agrio como un limón de tierra.

                                                                                                            Creo en la tierra

                                                      I

                        El ritmo no es la vida, sino su hilo de conducción,
                        como el temblor de la hoja, la agilidad del gato o
                        el armonioso don del ojo, que, reptando, sutilmente,
                        igual que una caricia, termina por posarse, sin da-
                        ño, sin ruido, como una hoja sin ira.

                        El ritmo, mar que se comba, garganta poderosa, casi
                        un crujido de árbol que cae, me da en la sien y vi-
                        vo, y vivo con los dedos envueltos en incen-dios, so-
                        ledades, cercanías, un horizonte lejano donde un pá-
                        jaro de cósmico plumaje me aguarda quemando.

                        El amor está en mí, rara rosa que expira; el ritmo
                        está en mí y en él avanzo, río, sortilegio alegre,
                        grito, agua que vibra, que digo y mezclo con mis
                        brazos y el viento en un ensayo de abrazo arbóreo,
                        de bosque y multiplicación, de amor y maravilla...,
                        irradiando.

                        (Amor, qué pureza no vivir sin voz y tenerte en las
                        manos más allá de los sueños, más allá del tiempo,
                        de las aguas de invierno, el cierzo, donde el eco
                        se apaga, mas no el ritmo de todo lo amado.)

                        Esto es luz en los labios caída desde el beso aquel
                        al abrazo, donde un gemido apenas breve es la señal
                        del tiempo y el ritmo que sangra,
                        que ama,
                        sin cerrarse

                                                      II

                        Amor,
                        ritmo,
                        este frío azul de las calaveras por donde el
                        viento se sumerge hasta la nada, y gotea, y
                        arde a venas;
                        pero la nada nunca vence, porque, amor, la na-
                        da no es el ritmo de los cuerpos que quieren
                        ser
                        y amar.

                       Teníamos que amar, decir el camino con los la-
                        bios, hablarlo con la esperanza de llegar, el
                        agua en las cunetas, flores de colores de ti-
                        gre y otras ausencias también alcanzándonos el
                        pecho,
                        llegándonos con su noche, mudo fuego, hasta la
                        boca,
                        pero amar era lo nuestro, y beber al paso, y
                        sangrar sin detener la sangre y las
                        espadas.

                        Cada cual llevaba su propio beso, veloz, voraz,
                        su propio beso de vela, su propia esca
                        ramuza labial, un Walt Whitman oceánico, lugar
                        del brote,
                        de la selva incendiada,
                        del volcán rajado.
                        ¿Es la vida esta isla de desesperanza roja,
                        amor,
                        este frío que siento ahora, dolor de buitres,
                        pequeña herida que no me deja sangrar bastante?
                        Huir
                        es la simiente del miedo; pero el hombre, yo,
                        amor,
                        nosotros,
                        amor,
                        no huimos, pasamos sólo en esta jubilosa perspectiva
                        de vivir muriendo,
                        hasta que la gota final se nos detenga
                        en el pulso
                        con la ira hecha ritmo de rosas,
                        de peces jamás pescados,
                        de mares en la boca y los anzuelos.


RITO DE LA PETICIÓN


                                                      y 3

                                                      

                        Vuela mi corazón,
                        mi sal,
                        mi vena de ternura hambrienta
                        y en tu contorno arde.
                        ¿Por qué álamo llego al aire,
                        entonces?
                        ¿Qué empujón de frenética violencia
                        me impele al reino de tus plumas,
                        tu música dispersa,
                        oh libertad,
                        oh cántaro de mimbre,
                        oh mimbre de agua,
                        oh niña,
                        oh palabra, palabra,
                        cúpula
                        desplegada que llena
                        todo el confín celeste?
                        Tus labios de sedienta gula
                        me beben todo;
                        por ellos, como por abierta lumbre,
                        llego a mi destrucción
                                   –mi dios–
                        y empiezo a germinar
                        como los ríos,
                        y me salgo de mí,
                        de ti,
                        mi nube, mi niña de agua,
                        para hallarme
                        en el todo invadido:
                                   (excelsitud
                                   o
                                   caos.)
                        En racimos, en lunas
                        de hirvientes blancos,
                        te alargo, mi palabra;
                        en el beso nacido de volcanes
                        que en mi interior se libran,
                        te alargo
                                   (don de
                                   voz
                                   y madre),
                        sucesivo aleteo,
                        dedo de vivo tacto
                        que resbala sin prisa,
                        ebriedad ilimitada,
                                   te alargo
                        hasta la nueva patria
                        del hombre
                        que en tu raíz se reconoce.

                        Sumérgete en los cuerpos,
                        oh palabra,
                                   –¡Señora mía!–,
                        y aliméntalos
                                   (ubre)
                        de vida,
                        Palabra,
                        Libertad.

SER GOTA DE AGUA PARA TODO

                        De mis dedos
                        la lluvia parte
                        sacada de su fuente
                        como un puma,
                        de su selva,
                        mojándose en su cuerpo,
                        calándose de vida para darla
                        en la porción humilde
                        de la gota.

                                   (Gota del ser
                                   temblando, temblorosa
                                   antes de darse.)
                        Gota
                                   (porción
                                   de mar iluminado,
                                   de lentitud preciosa
                                                            sobre la hoja:
                                   pequeña llave,
                        grano de sol
                        en su materia parva,
                                   equilibrio
                                                   de luna
                                   tiritando.)

                        Yo prefiero este ser,
                        esta llave,
                        al otro ser de lo duro
                                                       y lo cerrado:
                        mejor pardal
                                            que rama,
                        viento
                                    que ave,
                        rayuela
                                     que ceniza
                                     (o tigre.)
                        Caiga la lluvia
                        sobre el polvo
                                               (gota a gota)
                        y lo deshoje y entre
                                                    y se sorprenda
                        la luz
                        de estar allí habitada.

                                   (Ser transparencia es huir
                                   de las escamas,
                                   tener como hilo de la voz
                                    un aspaviento de hojas
                                   y, en los labios
                                   un ala
                                                (que al decirse)
                                   diga casa,
                                    hermano a secas,
                                   a florecilla sin enojo,
                                   sin pinchos como el cardo,
                                   para ceñir el ramo
                                   y entregarlo.)
                        En la porción humilde
                        de la gota,
                                   ser transparencia
                                                  y no pared,
                        mejor pardal
                                       que rama,
                        viento
                                    que ave,
                        mejor encuentro
                                                  antes que todo.


                       

POETICA 2

                        Perdido estoy poeta porque has callado
                        y no eres puño de catarata (clamor de
                        incomprendidos)
                        ya no eres la esfera donde se asienta
                        la tierra
                        (ni bien ni mal)
                        ¿quién te sostiene entonces?
                        no eres ni destrucción ni purificación
                        sólo un extraño fuselaje de vicios
                        asientes (no maldices) no sientes en
                        tu voz el cuello cortado de un ave
                        la libertad comprometida por una mi-
                        lésima de error
                        de cabeza caes en el rumor de la re-
                        bañal y títere y carnaval mayoritaria
                        mayoría pequeña
                        y eres una perdiz tiroteada
                        y nula y muda y desnuda pólvora
                        mojada
                        un infecundo huevo de paloma.

EL CORAZÓN NACIDO

                        Libre, despierta el alma de obuses
                        y lechuzas, todavía sin agua,
                        desértico
                                   (la espina en la palabra,
                                   aguda
                                   realidad de vidrio)
                        voy descalzo a la tierra
                        para oírme
                        en su profunda sima
                        de maternidad.

                        Broto en los pies,
                        crezco tallo inmantado
                        y en el misterio
                        y en las rodillas tomo impulso,
                        racimo, curva,
                        tomo velocidad y parto hacia las manos
                        donde el aire tiembla de pájaro
                        o de verso,
                        o de pupitre con niño
                                   (es igual),
                        el aire que viene de todos
                        verde,
                        agreste,
                        caliente, frío
                                           (y frío beso)
                        desnudo siempre como una mariposa
                        en vilo de color y pasmo,
                        el aire de los hombres
                        que también o nunca nacieron de la tierra
                        como soplo o burbuja rota,
                        siempre en aleteo inverosímil
                        hacia la pregunta,
                        lo incontestable,
                        la interrogación inconclusa.

                        En las manos
                        estoy tocando el mundo
                        como el alfarero
                                   (que con una humilde
                                   sílaba de barro)
                        crea el ojival cántaro
                        y la tormenta goteante
                        enclaustrada en la arcilla                                                                                                                                            rupestre.

                        En las manos
                        estoy tocando el mundo
                        o lo que fue
                        mi oscura o dulce madriguera
                        de animal vapuleado a hurtos
                        y mentiras
                        y algún espejo de amor
                        que en espejismos subyace;
                        en las manos toco el mundo
                        porque
                                    (en ellas)
                        el aire tiembla
                        de corazón nacido,
                        al sur lo noto vacilante
                        hoja mía,
                        al sur de mi costado,
                        como respuesta a todo lo nacido
                        en interrogación y sin destino.

                       

DICEN DE VIRGINIA WOOLF
QUE FUE BUCEADORA
DEL TIEMPO PERDIDO

                        Del tiempo
                        sólo el polvo nos toca
                                   (un instante de luz
                                   resbalando.)

                        En el tiempo nadamos,
                        desnudos cuerpos agitados,
                        siempre rompiendo tinieblas,
                        su futura
                        caverna de las sombras
                        donde sólo se sabe
                        lo que se palpa
                        y, al final, un hueso no mordido.

                                   No más allá;
                                                 ni más acá.
                        Sólo el instante,
                        el goteo sin pausa,
                        incesante pisada
                        en nuestro llanto.

                        Entre mis brazos,
                        que poseen la avidez del tiempo cuando cercan,
                        anhelo
                        sitiar el tiempo.
                        Abrazarlo de eco a eco
                        deteniéndolo en su dulce
                        paréntesis fugaz
                                   (donde yo estoy.)

                        Con mi lengua reptil,
                        larga y penetrante,
                        besadora y libre,
                        lo toco,
                        lo hago canto,
                        profesión y herramienta.
                        Pero me huye en el mismo labio
                        quedándose atrás
                        nada más dicho,
                        como queja o abeja,
                        tal vez batalla.

                        El tiempo
                                   (hacia adelante)
                        es fuego,
                        horizonte de luna encendido,
                        una pierna de luz que pisa el asombro,
                        que rasga la hoguera;
                                   (hacia atrás)
                        nada de luto
                        o un manojo de crines
                        disuelto en la huida.

                        ¿Qué latido nos queda de todo?
                        ¿Qué brasa
                                   (o parpadeo)
                        entre brisas? Atrás, el caos
                        o el eco musical
                                   (azul)
                        de cabellera amada
                        un instante entre los dedos.

                                   (En el alma interior
                                   de la piedra, en su negra
                                   pulpa continua,
                                   quisiera yo estar,
                                   y ser hueso de ella,
                                   armazón de sus huesos,
                                   eterno vinagre de sus venas
                        (para permanecer)
                                   para no irme
                                   y pulsar el concierto de todo,
                                   siempre,
                                   ahora,
                        al igual que la estrella lejana
                        que siempre resbala
                        elemental en el temblor.)

                        ¡Jamás el nunca o el fue!

                        Mi historia no se escribe
                        en un libro de Duelo,
                        su vaso
                        es de plumas,
                        elemento del ala que cabalga los vientos
                        y el alma.

                        Quedo, voy. Allá me veo
                        cosa entre cosas
                                   (el mar y sus movibles
                                   llanuras, el árbol
                                   y el pájaro: sedientos
                                   amantes de siempre,
                                   y el hombre que amanece en el sol
                                   deshojando la noche
                                   con sus dedos de fe,
                                   hasta dejar desnudo
                                    el eje de la luz.)
                        Morir en el tiempo
                        o sui-
                        cidarse de insectos
                        apalabrando en la garganta
                        la hora nunca exacta
                        donde un ay inocuo
                        se queja y se cae.

                        Es hoz el tiempo,
                                                diente cortante
                        que muerde la cuerda
                        y la destruye
                        en el nudo inmolado de noche.

                        ¡Todo pasa en el ala,
                                   en el tiempo!
                        Se sucede la ira, llega la selva
                        a su pubertad hermosa,
                        el polen sangra, el silencio
                        se aleja por el hueco del canto,
                        se sucede el hombre
                        y en su frente le nacen
                        los soles como astas de toro
                        y cornea la nada que
                                   (negra)
                        le tiñe la furia
                        en intemperie de desesperanza.

                        El tiempo
                                   (que no perdona
                                   sus reglas de juego,
                                   su juego sin reglas)
                        embiste codicioso,
                        cornea,
                        se desliza con hebras
                        y cae detrás de las manos
                        cuando quieren asirle.

                        En el tiempo se muere todo
                        y todo es tiempo perdido
                        como un ave
                        en el canto
                        que abre su enigma.

                       
Volver Página siguiente