uhr online relojes para blogs

volver

EL HOMBRE PENSÓ

                        El hombre
                        pensó
                        a Dios
                        y el Brote Fue
                        tras haber sido;

                        su soledad
                        se vio poblada,
                        tuvo con Quien hablar
                        y Fue el Diálogo,
                        conjunción
                        de la voz y la mirada.

SUEÑO PERDIDO

                        De nadie espero nada
                        ni semilla
                        ni puente
                        ni memoria.

                        La nada así resbala
                        hacia mi corazón
                        y lo hace selva,
                        desorden de raíces,
                        fiera y fauces.

                        Yo que nací habitado,
                        piso
                        por este socavón de los ocasos:
                        ardo y apenas tengo luz
                        para una brasa frágil,
                        para un amigo falto de ventura.

                        Si se espera el relevo,
                        es que hay más manos
                        en la misma tarea esperanzada,
                        más amor en las sombras,

                        más retorno;
                        pero yo que nací vendimia,
                        vivo
                        a grano solo,
                        oscuro y sin retratos
                        que puedan dar de mí
                        mi identidad.

                        Nada espero de nadie
                        a quemarropa,
                        ni agarrón,
                        ni un beso en la mejilla
                        para tornar en paz
                        lo que es batalla,
                        ni un abrazo voraz que me levante
                        de esta muerte
                        de barro que me cubre.
                        (El barro,
                        que es un arte
                        en la vasija,
                        cerámica de venas
                        y de vasos,
                        terracota de besos,
                        me hizo polvo,
                        al secar me hizo piedra y no me siento.)

                        Ahora de mí la nada
                        fluye,
                        nada
                        de voz en la pradera
                        de los signos,
                        nada de signo
                        ni ademanes
                        que hablen,
                        nada de comunión en las palabras,
                        sólo un latido de agua,
                        un gotear de mar
                        que acaba de vaciarse.

                        Yo no espero el relevo,
                        nada
                        detrás,  nada a los lados y en el rostro,
                        y, enfrente,
                        una gran mano
                        o bofetada
                        con cinco dedos de metal
                        pegando.
                        ¿Adónde ir así
                        si nada es sueño?

AQUELLA NIÑEZ O TIEMPO

                        Dejadme huir hacia mi cuna,
                        otra vez
                        al reverso
                        de los días,
                        a mirarme en aquel espejo
                        de inocencia que un día
                        yo rompí.

                        ¡Qué plenitud más sola en mi niñez!
                        Yo solo conquistando torres,
                        líneas de allá,
                        de acá,
                        confines y pizarras,
                        jinetes de vocales desbocados,
                        y sin memoria aún,
                        sin odio,
                        ¡oh!,
                        la limpia calavera enamorada
                        de bichos y fantasmas,
                        de aros  locos:
                        un pájaro de gloria poseído
                        y volado y tenido,
                        sin bisagras los ojos,
                        siempre abiertos al sol
                        e intermitentes...

                        La plenitud eran los labios:
                        la letra era un portento,
                        letra y sonoridad,
                        caída de algo
                        tras la simple
                        movida de los labios,
                        caída de algo ileso:
                        un verbal desgarrón entre los dientes
                        poblando mi niñez
                        con brotes:
                        ¡agua!             
                        ¡hoy!
                        ¡siempre!
                        (hoy sin ayer...)
                        y enamorado el pie por las pisadas.

                        Nombré las cosas con amor
                        en los inicios;
                        madre:
                        (aire corpóreo,
                        metal y bosque,
                        laberinto de cosas por andar:
                        sus manos y sus cejas
                        –broncería –;
                        sus sueños, para mí, como de abeja
                        laboriosa...); manada de palabras
                        que ponían al mundo
                        como un templo
                        azul:
                        el «pan»,
                        aunque a lo pobre,
                        la «mañana» en el estanque de la plaza,
                        la «calma» por doquier,
                        como los viejos
                        por el sol,
                        sangrando
                        años y rosas,
                        reumas
                        y reliquias,
                        y yo, en el don de la juguetería.

                        Huir hacia mi cuna es un dolor,
                        un resbalón
                        de pájaro en el tiempo.

                        No puedo disuadirme de avanzar,
                        pero pienso que ayer era más día,
                        más escuela de sueños
                        y otro el signo.

LA PALABRA POBLADA

                                                            A Rafael Morales

                        Amanecen las cosas
                        y el amor
                        teje los nombres y los dice
                        para darles lugar,
                        espacio y tiempo
                        en esta fruta y tiempo
                        de los ojos.

                        Ver es como ir delante de uno mismo,
                        tanteando,
                        poniéndole pisadas al misterio,
                        letras, anuncios y peldaños
                        al pie para que cumpla
                        su pureza:
                        llegar...

                        Y llega el ojo así:
                        halla después de amar,
                        se posa y mueve
                        las estelas y vientos de la lengua
                        y hace un soplo con bulto,
                        y nombra,
                        y le pone amarillo al trigo,
                        y tiembla,
                        llave a la puerta, y abre sus candados,
                        dice brocal,
                        y el pozo se humedece,
                        luna,
                        amor,
                        y se rompen las rodillas
                        del mar
                        haciéndose la espuma;
                        lo blanco tiñe a la pureza
                        y la geometría a la mujer.

                        Y de esta amanecida,
                        queda un nudo,
                        una ocasión de cepos amorosos,
                        de cepas congregadas,
                        de utensilios
                        servibles que agradecen tener nombre,
                        como el escoplo
                        o la ternura, el vaso
                        y su tertulia que es el vino,
                        y el hombre se enternece como un río
                        y anda
                        y refleja
                        y dice y atesora
                        y nombra su fortuna y su pobreza
                        y dice esposa
                        con un canto en la boca
                        y un helicoidal don en la mirada.

ESTE VOLUMEN

                        Este volumen
                        de erres,
                        rosa,
                        rama,
                        renglón de carta,
                        que es un poco de amor
                        resucitado...;
                        recital,
                        verso,
                        sorna,
                        roquedal
                        y barco
                        cual azor
                        en puro vuelo...;
                        error,
                        temor y amor a doble filo...;
                        este volumen de erres amarillas,
                        rezo,
                        remoto,
                        cólera y rayuela,
                        y este dolor derecho
                        por el barro
                        del hombre
                        y la desgracia;
                        este volumen
                        de aros,
                        de rostros retorcidos,
                        de venas rotas,
                        de rastrojos,
                        rastro de mí
                        en cueros vivos,
                        restos
                        de perfecta armonía
                        en un rumoreante
                        labio
                        que dice
                        erre
                        por romper estrellas
                        y remediar
                        así de luz
                        el negro acuario
                        de la vida.

ESTE PERRO DE MUDO OLISQUEAR

                        Este perro
                        de mudo
                        olisquear,
                        nervioso y solo y listo
                        para la huida,
                        que averigua los huesos
                        y levanta
                        la pata
                        –perdón a todos por el gesto –,
                        ¿qué sostiene?,
                        ¿qué rosa se le cae encima?,
                        ¿qué nube quiere
                        mantener
                        en alto?,
                        ¿o qué cielo
                        se le hunde
                        y lo defiende?

                        Pero no tendrá fuerza
                        para tanto.
                        No es bastante una pata,
                        esa columna
                        de fino huir
                        hacia los cielos,
                        que fluye como un solo de trompeta,
                        para apoyar el caos
                        y las grietas
                        del mundo que se cae
                        de la buhardilla.

                        No la tendrá,
                        no,
                        fuerza
                        ni esperanza
                        para seguir así abierto en uve,
                        un pie en el suelo y otro en alto,
                        por el viento empujando;
                        una pata de perro,
                        tan delgada,
                        tan caña de pescar,
                        ¿qué puede sostener
                        que no se caiga?,
                        ¿qué podrá hacer
                        sino doblarse
                        y dejar que el escombro
                        la sepulte: el escombro
                        del tiempo
                        y de los hombres?

                        Y, entretanto,
                        ¿qué hacer
                        sino orinarse
                        y luego
                        por piedad
                        taparlo
                        e irse?

                                                      Introducción a una selva incipiente

INVITACION

                        Poeta, corazón de las espumas,
                        del vidrio y del color de las abejas,
                        poeta descendiente de las flautas,
                        de la ascensión del agua y de las aves,
                        baja de tu mitra calada,
                        de tu abolengo histórico,
                        de tu ciprés ceñudo
                        y pon tu pie donde la tierra es hombre,
                        germen, raíz, materia de montaña
                        o simple astilla de madera.
                        El filón de la luna se ha perdido
                        y su gris se disuelve
                        entre el dolor y el agua;
                        te has quedado sin tema entre las cuerdas
                        como alondra sin aire para el vuelo;
                        tú que tienes la voz hecha de ríos
                        nacidos antes que la tierra fuera
                        mansión de plantas, letra de palabra
                        o pobre nido de paloma; tú,
                        el arquero mayor de la esperanza
                        que aciertas en el blanco aun por la noche,
                        que te vistes de lluvia hasta calarte
                        el alma y luego das en manantial
                        tu cuerpo sin apenas pausa, sin
                        que el verano agoste tus veneros,
                        tus senos de bonanza; tú, poeta,
                        azul, nombre del aire, creador,
                        creador aire azul de la palabra,
                        también racimo, baja tu mitra
                        calada y pisa donde el hombre es hombre,
                        germen, raíz, materia de montaña
                        o simple astilla de dolor cansada.

EL RITO DE LOS ENANOS


           
                                                                      A Carmen Conde


                        Llegaron los enanos, deformes, monstruosos,
                        con el odio en la herida de su pequeñez,
                        agrios el corazón y el alma
                        de tanto no caberles nada en ellos.

                        La pequeñez les llegó hasta el odio, que
                        –también en no muy grandes
                        racimos de saliva–
                        fueron dejando a gotas en los pájaros,
                        en las madres de senos fenecidos,
                        en el mar y sus blancas libaciones,
                        en la vida toda.

                        Los enanos fruncieron
                        el corazón, su templo.
                        La rutina del odio les hizo pensar hierros
                        e inventaron
                        –sangrando antes la tierra –,
                        la flecha,
                        que impulsada por arcos de ira
                        (ramas de vanidad),
                        clavaron con un golpe entre los ojos
                        de los llamados enemigos:
                        hombres al cabo,
                        al cabo, tiernas aves,
                        sauces o abejas rubias de colmena
                        en la misma familia.

                        La sangre floreció
                        y regó el día de frescos cereales:
                        la primavera parecía al fin
                        brotar, movió sus ruinas
                        con lentitud de labio, allí donde la raíz sufre
                        su contorsión de vida
                        vegetal en la entraña purísima del barro.
                        Pero el barro, sin aire arriba,
                        sin la nota de oro del sol arriba,
                        envuelto en una nube
                        de mucha sangre hermana,
                        desistió de su orgía añal y mató la hierba
                        en el mismo momento
                        íntimo del polen.

                        No hubo primavera,
                        lo férreo había vencido
                        a lo tierno; lo negro, al agua,
                        y se perdió la rosa,
                        su estancia de los pétalos.
                        La rama declinó sus cumbres
                        y los enanos
                        pensaron injertar en los troncos carcomidos
                        puntas de flecha
                        como agujas de trigo, seno –es cierto –
                        sin su pezón lechoso.
                        Y la flecha brotó en su duro cuerpo
                        de sí misma –vendimia alada –
                        en otras muchas flechas de recorrido
                        siempre anterior al último ruido de la vida.

                        La vena de la flecha
                        se hundió en el tiempo e hizo
                        guerra al hierro, rompió sus dedos
                        de brillo y salmo
                        y quedó sin aroma
                        dentro del hombre muerto,
                        última hierba, donde el agua
                        jamás florece en ríos y palabras.

PERSPECTIVAS DEL ALFILER

                                                                 A Francisco Alemán Sainz

                        El alfiler nació como un rumor
                        de hoja en un bosque de hierros.
                        Lo niño, lo que apenas es inicio,
                        entró en alma pura
                        del alfiler.
                        El alfiler adelgazó el hierro, el oro,
                        puso la plata como hilo de leche
                        en la noche del hombre,
                        hizo de redentor de los metales,
                        sacándose la espina
                        de su deshumanización.

                        (Ahora va en el vestido de mi madre,
                        a un momento de su latido hermoso,
                        tejiendo y destejiendo la abertura rosa
                        de su seno manantial, donde
                        un día yo metí los dientes
                        y apreté con mi puño
                        para arrancarle el fruto
                        de sus veinte años, que, en mi boca,
                        creció hasta la hombría.)

                        El alfiler es riada contenida
                        entre los dedos;
                        no es joya y puede estarse en la pobreza
                        a un paso de cualquiera.
                        En su anhelo de unir estoy,
                        tela con tela, el hombre al hombre,
                        en una múltiple cadena
                        de manos y palabras.

                        Huye la vida por el alfiler
                        como si una hebra de sangre
                        lo recorriera todo
                        y, al final, goteara;
                        gota sola al final,
                        estallido sin chispas
                        que detienen la huida
                        para no dividir lo unido.
                        El alfiler, como columna,
                        acaba en capitel,
                        en sorpresa ordenada
                        que teje la belleza.
                        En su hilo de luz voy:
                        hombre del mundo
                        ordenado en el todo,
                        pero hombre, al fin, intransferible,
                        como nota de acorde
                        o racha larguísima en el viento.

INTERIOR DERRAMADO

                        Canto por no callar por dentro, selva
                        de venas mías, interior cerrado.
                        Por dentro, como la tierra, hablo. Como
                        la mar, en mi interior, cambio gaviotas
                        por peces, que se van de intimidad
                        aguas abajo donde el amor no pesa y arde.
                        ¡Interior amosoro, eres milagro!
                        Canta el jilguero, el mar, la nieve, y es
                        su interior sin plumas, sin moverse,
                        ese interior sonoro que se cierra
                        como claustro, el que arriba aflora, como
                        brote de libertad y melodía.
                        Vivo lo que soy desde mi interior
                        al viento, desde lo hondo a lo celeste.
                        En mi interior hay águilas dormidas,
                        bosques de vegetal cintura, abismos
                        manantiales que corren a vaciarse
                        en el océano tras un asombro
                        irisado de musical oleaje.
                        Noche de sangre soy que al alba se abre,
                        negror de ojo que parpadea pájaros
                        cuando la luz le da su beso de agua.
                        Como el amor en mi interior soy germen
                        de fuerza igual a la de un mundo haciéndose.
                        Soy aquel río legendario, azul,
                        aquella frente de agua que empujaba
                        como mil toros derramados hasta
                        lograr su cauce en paz contra la vida.
                        Ah, mi interior cerrado siempre abriéndose,
                        meditación sangrante en el espacio
                        al que dejo mi voz y mi pisada
                        cuando digo justicia y sajo el viento.

MUCHACHA, TU

                        Tú eres manzana de mordisco,
                        hermosa tierra alegre de contacto,
                        cima
                        de vientre blanco donde un volcán
                        se niega a mis deseos.
                                                                         
                        Sal y fruta
                        y lago a un tiempo eres,
                        transparencia de piel o sueño
                        que en la distancia toco mientras huyes.

                        Es caída de paz
                        tu hombro,
                        nube invernal tu pelo,
                        cascada
                                    
                        tus rodillas y armonía
                        tu boca cuando dices, como el viento,
                        la palabra de amor que hoy se me niega.

                        Entre la sombra te descifro
                        sin conseguir
                        tu cuerpo entre mis algas
                        de ruina.

                        En mis manos
                        se mueren las espigas,
                        tu cabeza;
                        como un pájaro sin árbol voy volando
                        de la noche a los cirios de la aurora,
                        a sus felices cántaros abiertos
                        que derraman la luz
                        como álamos la primavera.
                        Primavera de frutos son tus labios
                        y yo una sed que nunca llega al agua
                        –tu cintura o remanso removido –,
                        que nunca llega al vaso que me ofreces,
                        pisada del amor,
                        tierra de nadie aún,
                        aunque llena de hierba lentamente
                        en el beso, la risa o la palabra.
                        Cuánto tiempo he pasado
                        inventando una luna que no fuera
                        de carne y hueso florecido
                        –cuánto tiempo he pasado no inventándote –,
                        insignia de agonía
                        y llanto
                        que mis ojos derraman sin consuelo,
                        sin bridas, desbordado el manantial
                        que fue pureza y ahora un mal gemido.

                        Cuánto tiempo sin nada entre las manos,
                        sin nada de fragilidad
                        –vidrio con vino –,
                        entre los dedos
                        –ahogo de cansancio,
                        amante roto –
                        como un muñeco de la farsa de la vida,
                        como un muñeco roto
                        entre estériles ríos de renuncia.


                                                                         

Volver Página siguiente